1

Gestionar el progreso y responsabilidad de nuestras metas

El poder transformador de metas de la metodología SMART para facilitar el gestionar el progreso y responsabilidad de nuestras metas.

Muchas veces, nos pasamos por alto el estar presente en el aquí y el ahora, por estar preocupados por nuestras obligaciones; y esto nos provoca pasar por alto el gestionar el progreso y responsabilidad de nuestras metas. Al suceder esto, caemos en un dogma donde obviamos muchísimos detalles importantes sobre nuestra meta, por ejemplo: ¿Quiénes están involucrados? ¿Cuándo lo vamos a hacer? ¿Qué tan realista es nuestra meta? ¿Qué acciones debemos tomar para alcanzarla?

Introducidas ya, estas interrogantes, que nos invitan a desglosar nuestra meta (que trabajamos en nuestro post anterior) en detalles mucho más específicos, vamos a trabajar una metodología bastante eficiente y muy trabajada por cientos de empresas a nivel mundial; la famosa metodología SMART.

La metodología SMART fue creada por George T. Doran en 1981 donde pensó detallar metas significativas en el ámbito de empresas y organizaciones, hoy en día, podemos ver que está metodología se emplea de manera muy frecuente en planes de acompañamiento de Coaching para fomentar el cumplimiento de los objetivos de los clientes y que está metodología les sirva posteriormente como un poderoso indicador de éxito durante sesiones posteriores dentro del denominado "Plan de Acompañamiento" del Coach.

A continuación, vamos a desglosar letra por letra la metodología S.M.A.R.T., y cómo podemos tomar nuestra gran meta creada en el post anterior para estructurarla y detallarla de una mejor manera y hacerla más significativa para nuestra vida.1) eSpecífica:

Haz tu meta lo más detallada y específica que puedas. Preguntas clave:
¿Qué quiero lograr?

¿Quién(es) esta(n) involucrado(s)?

¿Cuándo se hará?

2) Medible:

Debe de ser una meta que podamos medir. Debe tener detallada sus debidos indicadores de éxito que te permitan ver durante el transcurso del tiempo si estás acercándote a tu objetivo establecido. Preguntas clave:

¿Cuáles son las medidas numéricas descriptivas de tu objetivo?

¿Cuánto?

3) Alcanzable:

En este punto deberás de argumentar puntos claves que te permitirán alcanzar tu meta. Si al trabajar este punto sientes que es una meta que no vas a lograr, ya estarás premeditando lo inevitable, preguntas clave:

¿Cuántos recursos necesitas?

¿Cuáles son tus recursos?

¿Qué maneras hay para hacerlo realidad?

4) Relevante:

Gran parte de la relevancia que debe de tener esta meta para nosotros es que también sea Realista. Es importante ser consciente de los recursos que se tiene a mano para lograrla, y también la importancia que le vamos a dar dicha meta para ponerla en marcha con un plan de acción practico (R.P.M.). Preguntas claves:

¿Es consistente con tu meta?

¿Es Retadora?

¿Es un objetivo ambicioso y realista?

Del 1 al 10, ¿Qué tan relevante es para ti?

5) Tiempo:

El objetivo no solo debe ser detallado en cuanto a espacio, sino también de tiempo. Parte de la relevancia que le vamos a dar a nuestra meta es el hecho de ponerle una fecha determinada para lograrla, también el determinar sus debidos sub procesos (o mini metas) para alcanzar la misma. Preguntas claves:

¿Dentro de cuanto tiempo la vas a cumplir?

¿Es tu meta tangible?

¿Es específica, medible y alcanzable a un tiempo determinado?

Una vez convertida nuestra M.E.T.A. a la metodología S.M.A.R.T. se nos hará más fácil el proceso de gestión del progreso y responsabilidad de nuestros objetivos y metas. Para esto utilizaremos la siguiente plantilla, con la cual podremos usar una poderosa herramienta que nos permita el crear consciencia sobre los pasos que debemos tomar para alcanzar nuestro objetivo principal:**Pueden descargar, editar e imprimir la herramienta aquí: Formato plan

Gracias a esta poderosa estructura, la gestión del progreso y responsabilidad de nuestros objetivos y metas no solo se convertirá en un proceso sencillo y de mayor disfrute de alcanzar, sino que transformaremos lo que antes era un sueño en una realidad.

Al fin de cuentas, ¿Cuál es la diferencia entre un sueño y una meta?

Pues eso mismo, que los sueños se quedan como sueños y las metas se convierten en realidad…

En el siguiente post les compartiré una herramienta muy poderosa que he utilizado para realizar muchos procesos de certificación en mi empresa, también para adecuar mi horario de estudios, publicaciones en el blog, sesiones de Coaching y demás actividades como eventos de mera recreación y viajes.
Espero les sirva mucho esta información, y espero poder seguir inspirándolos a alcanzar sus objetivos y metas.

Aprovecha y toma la oportunidad de agendar una sesión de Coaching personal conmigo, ¡la primera sesión es gratuita!

 

1 Comment on “Gestionar el progreso y responsabilidad de nuestras metas

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *